Renovación y Jubileo (1991 – )

Será a mediados de la década de los ochenta cuando comience la actual etapa de florecimiento, gracias al apoyo del recordado Rvdo. P. D. Antonio Ruiz Pérez, que se hizo cargo de la Parroquia en 1980. Así, un reducido grupo de cofrades comienza a rendir cuidados a la olvidada imagen, que recibía culto entonces en un lateral de la capilla del Inmaculado Corazón de María.

Gracias al impulso de estos cofrades, la Virgen de los Remedios recalará en 1990 en su actual capilla, la cuarta de la nave de la Epístola. Antes, pasó fugazmente por las capillas del Carmen y de la Hermandad de la Columna y por más período de tiempo (desde la marcha del Cristo Resucitado hasta la llegada de la Virgen de las Angustias que hasta entonces ocupaba el altar mayor), en la capilla del crucero, junto a la Sacristía.

Remedios en Angustias

Es en 1991 cuando tiene lugar el primer besamanos de la Santísima Virgen en esta nueva etapa, y ya en su capilla. De la mano de este creciente grupo de cofrades, hoy en buena parte muy vinculados a la Hermandad, también arriba a la Parroquia la nueva imagen de la Virgen del Carmen, que desde entonces recibirá honras y cultos por parte de esta Cofradía Rosariana.

En los años noventa, este grupo de devotos conseguirá redactar nuevas Reglas para rescatar la entonces alicaída devoción, así como aumentar, de forma pausada, el patrimonio de la Virgen, eso sí, con piezas de destacable valor, como lo supuso la adquisición del ‘ocho’ o ráfaga, en el año 1995.

Entre los años 1999 y 2000 la Parroquia de los Santos Mártires fue objeto de una profunda restauración que obligó a cerrar temporalmente el edificio. Durante el período en que duraron las obras, la imagen de Nuestra Señora de los Remedios permaneció presidiendo la Sacristía de la Iglesia, lugar en donde seguían celebrándose los cultos diarios del templo.

Nuestra Señora de los Remedios fue la imagen elegida para presidir el Jubileo de las Hermandades de Gloria, representando a todas las corporaciones letíficas de la Ciudad. Esta salida, efectuada en la mañana del domingo 8 de octubre de 2000, supuso un punto de inflexión en la recuperación de una devoción a la Virgen de los Remedios venida a menos con el paso de las décadas. La talla procesionó en el trono de traslado de la cofradía de Jesús Cautivo y se dirigió, en Rosario cantado por el coro de la Real Hermandad del Rocío de Málaga, a la Catedral para presidir el Jubileo con el trono situado en la Puerta del Sol del templo mayor. El retorno se hizo en procesión gloriosa, acompañado de la banda de música de la hermandad de Zamarrilla, llegando al templo pasadas las tres de la tarde.

Al finalizar la procesión, y debido a que las tallas de los Santos Patronos Ciriaco y Paula, se encontraban en restauración, la imagen de la Virgen de los Remedios, como Patrona de la feligresía, pasó a presidir el altar mayor del templo mientras se procedía con los trabajos de rehabilitación de las tallas titulares del templo.

Ntra. Sra. en el altar mayor

Finalizado el Jubileo, el entonces párroco, Rvdo. P. D. Antonio Ruiz Pérez fue quien sugirió a los miembros de la Hermandad que Nuestra Señora de los Remedios pudiese salir todos los años en procesión letífica. Los propios componentes de la Corporación estimaron que aún ésta no estaba preparada para defender con la debida dignidad todos los años una salida procesional de la Santísima Virgen.

En el año 2005, el grupo de cofrades que pertenecían a la Hermandad se propusieron celebrar con el esplendor deseado el 250º aniversario del Patronazgo de la Virgen de los Remedios sobre la Parroquia de los Santos Mártires. Desde 1755, a causa de su intervención milagrosa sobre las aguas, la Santísima Virgen gozaba de las gracias y privilegios históricos que convenía recuperar y divulgar para conocimiento de fieles y malagueños. Coincidente con el 500º aniversario de la erección de la Parroquia (1505-2005), la Corporación, en coordinación con el recién nombrado párroco, el Rvdo. P. D. Federico Cortés Jiménez, programó una serie de actos que servían de complemento a los ya organizados por la entidad parroquial.

cropped-remediosweb.jpg

Estos actos sirvieron de igual forma para establecer de forma definitiva un funcionamiento como Hermandad en todos sus aspectos: organigrama interno (hubo elecciones, quedando elegido Hermano Mayor D. Alejandro Morante Hernández), programa formativo, calendario de cultos ordinarios, etcétera. La conmemoración tuvo su culmen en dos salidas extraordinarias: en procesión de alabanza el sábado 15 de octubre de 2005, y en Santo Rosario el domingo 27 de noviembre de 2005 (250 años exactos del episodio del Maremoto). La música obtuvo en ambos casos un papel protagonista: si en la procesión de octubre participó la prestigiosa banda de música Julián Cerdán, de Sanlúcar de Barrameda, que irrumpía de forma notable en esa época, en noviembre se rezó el Rosario por campanilleros, un modo hasta entonces del todo inhabitual en Málaga. Este último culto externo se mantendrá anualmente cada I Domingo de Adviento, con la excepción del año 2006, en que el Obispado no permitió dicha salida, a la par que exigió una reforma de Reglas previa para poder verificarse en los próximos años.

Finalizada la conmemoración, parecía haberse logrado lo que se pretendía: que la ciudad tomase conciencia del abolengo de la Virgen de los Remedios en la historia religiosa de la ciudad. Y para apoyar ello, se editó por parte de la Diputación de Málaga, el libro ‘Historia devocional en la Málaga del siglo XVIII: la Antigua Hermandad del Santo Rosario de Nuestra Señora de los Remedios’, que contó, gracias a la coordinación de NH D. Jesús Hinojosa Sáez, de firmas doctas como las de Rafael Retana, Marion Reder, Juan Antonio Sánchez López, José Luis Romero Torres y, dentro de la propia Hermandad, con las firmas del propio Hinojosa Sáez y de Sergio Bueno de la Peña, a la sazón Secretario General.

LibroRemedios

De la mano de esta reivindicación de la importancia histórica y devocional de la Santísima Virgen de los Remedios en la religiosidad popular malagueña, el Ayuntamiento de Málaga, por unanimidad de todos los grupos políticos, acordaba la entrega de la Medalla de la Ciudad a la imagen de Nuestra Señora. El acto solemne tuvo lugar en el bajo coro de la Parroquia de los Santos Mártires el 3 de febrero de 2007. El alcalde, D. Francisco de la Torre Prados entregaba a la Virgen la enseña de nuestra ciudad, para así reconocer la influencia histórica de la Virgen de los Remedios no sólo en la religiosidad de la ciudad, sino en el propio Consistorio, que hizo Voto Perpetuo a la imagen aquel lejano 27 de noviembre de 1755.

El 29 de noviembre de 2008 es culminado uno de los principales retos de la hermandad: el nuevo retablo de Nuestra Señora, obra efectuada en Artemartínez, de Horche (Guadalajara) con una pintura en el ático obra de José Antonio Jiménez que representa a Santa Isabel.

007

En 2009, tras los cuatro años de mandato que rigen las Reglas, concurre y es reelegido en Cabildo de Elecciones D. Alejandro Morante Hernández, que volverá a ejercer de hermano mayor en los siguientes cuatro años, que consistirán en trazar la hoja de ruta para instaurar la procesión vespertina anual de la Virgen. Para ello, en 2012 es aprobado en Cabildo extraordinario el diseño del trono definitivo de Nuestra Señora de los Remedios, trazado por el dibujante hispalense Javier Sánchez de los Reyes

En 2013, Año de la Fe, y a propuesta del párroco a la sazón, Rvdo. P. D. Federico Cortés, la Virgen del Carmen saldrá por vez primera en procesión. Lo hará en carroza y precediendo a Su Divina Majestad en la procesión eucarística parroquial de la Octava del Corpus. Ese mismo año, en julio, tienen lugar las elecciones a hermano mayor, al que concurre y es elegido D. Alejandro Cerezo Ortigosa.

159

En junio de 2014, en Cabildo extraordinario de hermanos se acuerda aprobar la reforma de la Regla 13ª de nuestros Estatutos para instaurar la Procesión de Alabanza anual, además de mantener el Rosario Votivo de cada I Domingo de Adviento. Al mes siguiente se recibe el plácet de la Delegación de Hermandades y Cofradías del Obispado de Málaga, estableciendo esta Hermandad su primera salida procesional vespertina para el domingo 21 de septiembre de 2014. En junio de 2017 se vuelven a celebrar elecciones a hermano mayor, siendo elegida la única candidatura presentada, que preside D. Luis Manuel Gómez Pozo.