Letargo (1931 -1991)

Especialmente a partir de la posguerra, la actividad en torno a la figura de la Virgen de los Remedios irá languideciendo. La imagen será cuidada por su camarera y apenas habrá organigrama interno propio de Hermandad.

En 1931 el templo tenía cerrada la nave de la Epístola debido a su hundimiento. Ante esta tesitura, la imagen de la Virgen de los Remedios fue retirada por su camarera y llevada a su domicilio: el Palacio Crópani en la calle Álamos. Llegado el asalto de mayo, la imagen y su ajuar ya no se encontraban en el edificio, quedando por tanto salvados de los ataques. Ante la inestabilidad social de esos años, la Virgen de los Remedios ya no regresaría a su Parroquia de los Mártires hasta la posguerra.

Remedios en Cropani 2005

En los años 1947 y 1948, la escultura de la Virgen sirvió a la recién creada Cofradía de los Estudiantes para presidir el segundo de los tronos de la Hermandad, procesionando bajo la advocación de Nuestra Señora de Gracia y Esperanza. La imagen era recogida exclusivamente para la salida, retornando inmediatamente al templo al encierro de la Cofradía. La imagen de la Virgen de los Remedios influyó sobremanera a la hora de encargar a los talleres madrileños de Manuel Caderot la escultura definitiva de la Virgen de los Estudiantes. Aunque muy reformada con el paso de los años, apreciando las fotografías originales, quedan evidente las correlaciones estéticas entre ambas efigies.

Gracia y Esperanza Caderot

No será hasta la década de los años ochenta cuando los cofrades D. Juan Rosén y D. José Soler comiencen a prestarle atención a las entonces olvidadas imágenes de la Virgen de los Remedios y de su Santo Niño del Rosario. Entonces, la imagen ocupaba un testero lateral de la capilla del Inmaculado Corazón de María, en la nave del Evangelio. En esos inicios, a mediados de la década de los ochenta, Nuestra Señora, ataviada al modo Inmaculista, presidió un altar de Corpus.

Remedios Corpus