La Reconquista: los Bastardo de Cisneros (1487 – 1755)

Los antecedentes históricos más remotos de la Hermandad de la Virgen de los Remedios se remontan al período de la incorporación de Málaga a la Corona de Castilla en 1487, momento en el que la primitiva escultura titular fue depositada provisionalmente por el capitán Hernán González Bastardo y Escandón, que la había recibido de los Reyes Católicos, en la primera Ermita dedica a la Virgen de la Victoria.

En 1536, el bachiller Hernando Bastardo, nieto del anterior, trasladó a la imagen hasta su hacienda de Tabicos, pasando con posterioridad a la Parroquia de los Santos Mártires, en donde recibió culto definitivamente en la capilla familiar inmediata a la puerta principal del templo.

La repercusión más incisiva de tal acontecimiento fue la ligazón del culto de dicha imagen a una capilla concreta y, por extensión, a la identificación de la advocación de los Remedios con un linaje nobiliario que suscribía, punto por punto, toda una serie de claves emblemáticas específicas al uso. Entre ellas se encontraba la asignación al recinto de unas rentas anuales fijas y no enajenables. En la decoración de su capilla se darían cita desde las preferencias devocionales de sus miembros, plasmadas a través de pinturas y esculturas, hasta los blasones, armas e inscripciones con sus títulos. En este sentido, la capilla y la sagrada imagen en sí misma quedaron agregadas al mayorazgo fundado por Rodrigo Bastardo de Cisneros y su mujer, María Delgadillo y Calderón, en 1623. Este mayorazgo habría subsistido, por lo menos, hasta 1840.

Este característico repertorio devocional entroncaba, así, con ese auténtico delirio por la ostentación social que vino a caracterizar a toda una época, marcada por el peso de la jerarquía y las diferencias de clase, impuestas por el vigente régimen de privilegios. En este sentido, una de las cláusulas del testamento otorgado ante el escribano José Sánchez de Castilla, por Francisco María Bastardo de Cisneros y Melgarejo, el 23 de septiembre de 1820, es lo suficientemente explícita en relación al tema:

testamento francisco maria de bastardo (1820)

“Igualmente declaro pertenece a la expresada vinculación de Cisneros, la imagen de María Santísima de los Remedios, su capilla y entierro, cita en la iglesia Parroquial de los Santos Mártires, de la que actualmente soy feligrés, que se incluye en la fundación del dicho vínculo de cuya Imagen hicieron donación los Señores Reyes Católicos, D. Fernando y Dña. Isabel, al tiempo de la conquista de esta ciudad a mi octavo abuelo el Ilustre Capitán Hernán González Bastardo y Escandón. También corresponde a la misma vinculación el referido Patronato de Capuchinos por agregación que hizo el citado Capitán D. Baltasar del Bastardo Cisneros”.

Aunque redactado en el primer cuarto del siglo XIX, el codicilo citado se identifica por completo con las consignas ideológicas del Antiguo Régimen, exhibiendo, por esta causa, un deliberado carácter retardatario.

Los Bastardo de Cisneros, regidores perpetuos de la Ciudad de Málaga y titulares de la Casa de Escandón, se erigieron, además, en promotores de la devoción a este icono mariano. La realización de un trono para la imagen, probablemente de entalladura dorada, costeado por Baltasar Bastardo de Cisneros, y su esposa, María Mondragón y Pacheco en 1674 y la posterior reforma de la arquitectura del recinto, en 1735, a cargo del Corregidor de Córdoba, Francisco Bastardo y Cisneros, asentarían los cimientos patrimoniales que habrían de culminar, a finales del siglo XVIII, con la remodelación integral de este espacio de culto.

Además, otros linajes nobiliarios emparentados con los Bastardo de Cisneros se iban sumando a la devoción a la Virgen de los Remedios mediante donaciones testamentarias a la propia imagen o disponiendo su enterramiento en la cripta familiar ubicada en el subsuelo de la capilla.

Acerca de la escultura original, debió ser una talla al uso de las otras efigies traídas por los Reyes Católicos: como por ejemplo Nuestra Señora de los Reyes y Santa María de la Victoria.

Por otro lado, ésta no sería la única imagen mariana con tal advocación en la ciudad de Málaga. Así, en el Convento de la Merced recibió culto una Virgen de los Remedios desde 1549, estando dicha advocación presente también en la Puerta Nueva por lo menos desde 1718 y en la Iglesia del Convento de la Trinidad desde mediados del siglo XVII. Además, en la Catedral de la ciudad, precisamente, sigue recibiendo culto una imagen de finales del gótico con la advocación de los Remedios.

RemediosPajarito

Aunque sin fundamento histórico, se ha venido barruntando la posibilidad de que esta talla pudiera tratarse de la primitiva titular de la Hermandad de los Remedios, sustituida en el siglo XVIII por la actual imagen de vestir.

Las sucesivas generaciones de los Bastardo de Cisneros estuvieron, por lo menos hasta 1840, vinculados de una forma u otra a la Virgen de los Remedios. En el ámbito parroquial es importante señalar que también figuraron entre los fundadores de la Esclavitud del Santísimo Sacramento, filial de la Pontificia Archicofradía Sacramental de los Mártires, en 1645. Además, algunos de los miembros de esta familia ocuparon puestos de gobierno en la Hermandad de la Esclavitud de Ntra. Sra. de la Santa Vera+Cruz, en el Convento de San Luis el Real.