Santo Niño del Rosario

El Santo Niño del Rosario es, como la imagen de la Madre, una talla de autoría anónima. Su singular expresividad hace pensar en la posible inspiración del artista en un modelo vivo.

Como escultura exenta, evidencia unas apreciables calidades artísticas, no sólo por el tratamiento exquisito de su delicada y rolliza morfología anatómica, sino por la espontaneidad y dinamismo del gesto que simula de saltar de los brazos de la Madre en actitud de acoger al espectador con sus manezuelas.

Su dinamismo, pletórico de preciosismo Rococó, se combina con la acertada policromía a base de tonos limpios y algo fríos, que resaltan las excelencias del sobrio modelado y el detallismo de la cabellera, a través de pinceladas dispersas por la frente